fbpx

Descarga tu REGALO

Escribe tu email y te enviaré GRATIS la guía que necesitas para ser +feliz y +libre

Responsable: Rubén San. Finalidad: envío de mis nuevos contenidos así como correos comerciales (no spam). Legitimación: tu consentimiento. Destinatarios: tus datos se encuentran alojados en mis plataformas de email marketing Mailchimp suscrita al PrivacyShield. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación o suprimir tus datos.

Eres multipotencial

RUBÉN SAN

A menudo revives esa extraña sensación de ir como pollo sin cabeza, saltando de una cosa a otra y dejando todo a medias.

La gente dice que abandonas los proyectos, que no puedes ir por ahí aburriéndote de las cosas, que tienes que elegir algo ya, que deberías poder especializarte, dedicarte a una sola cosa y bla bla bla.

Con una muy buena intención te encuentras también a gente que trata de animarte y decirte que (como piensan que se te da bien cualquier cosa) puedes dedicarte a lo que quieras, que no te preocupes, pero sin embargo una y otra vez vuelve la sensación del pollo sin cabeza y ese refrán que dice: aprendiz de mucho, maestro de nada.

Déjame decirte una cosa, empiezas a tener indicios de ser una persona multipotencial.

Erudito, renacentista o scanner

Conceptos hasta hace poco desconocidos para mí, pero que han existido a lo largo de la historia para acabar convirtiéndose en lo que hoy conocemos por una persona multipotencial o scanner.

Gracias a empezar a investigarlo y verme reflejado en lo que suponen estos términos, estoy empezando a sentirme menos bicho raro y aprendiendo a ir dejando de lado esa constante lucha interna sobre mis aptitudes y capacidades.

Para empezar a digerir todo esto, decirte que a los multipotenciales se nos da bien aprender nuevas disciplinas, pero con el tiempo, una vez pasada tu propia curva de crecimiento y habiendo llegado a alcanzar cierto nivel durante un periodo, nos aburre esa disciplina, o simplemente deja de ser motivante y acabamos abandonándola o dejándola en stand by para centramos en otra nueva.

El multipotencial es capaz de interconectar contenidos y disciplinas para aprender aún más rápido. Unir conceptos que en un principio no tenían mucho sentido y en esas intersecciones es donde sucede la magia, pero no podemos engañarnos, ser multipotencial tiene ciertas

Desventajas

Uno de ellas, el famoso síndrome del impostor, que en nuestro caso se eleva hasta límites insospechados.

El hecho de sentirse eternos aprendices, hace que no nos consideremos líderes/expertos en ningún sector. Y más cuando la sociedad actual
lo único que quiere son especialistas a los que explotar y sacarles todo el jugo de esa especialidad.

El multipotencial también convive con otro de sus mayores enemigos como es la inestabilidad económica.

El hecho de abandonar proyectos, no permite la estabilidad en una empresa.

Si por contra te consideras especialista, no te sientas mal, al revés, a día de hoy y a priori vas a tener oportunidades más claras de encajar laboralmente.

Pero ojo porque la adaptabilidad de la que ya se empieza hablar en el ámbito no solo empresarial sino personal, empieza a identificarse como la habilidad más importante para el desarrollo y prosperidad del individuo en el siglo XXI y de eso tenemos algo los multipotenciales.

Puede que en un futuro la combinación entre personas especialistas con multipotenciales se convierta en un caballo ganador, puesto que no nos olvidemos que la innovación ocurre en las «intersecciones», mientras que el especialista puede bucear en profundidad y poner en práctica ideas, el multipotencial ofrece una amplitud de conocimientos al proyecto.

Todos deberíamos diseñar vidas y carreras que armonicen con la forma en la que estamos conectados, pero por desgracia a los multipotenciales, en gran parte se les alienta a que simplemente sean más como sus compañeros especializados.

multipotencial

La realidad es que a día de hoy parece que seguimos anclados en una forma de evaluar capacidades demasiado sesgada y poco inteligente.

La idea de lo práctico y especialista sigue siendo lo mejor, lo bueno de aquello que llamamos productivo. ¿Para qué innovar si esto ya funciona? ¿Dónde aprendimos a asignar el significado de anormal o mal a la hora de hacer cosas? Pues indudablemente de

La cultura

Se nos pregunta desde pequeños ¿qué quieres ser de mayor? y aunque inicialmente la intención sea más bien ingenua para provocar respuestas divertidas entre l@s niñ@s (el quiero ser payaso, bailarina, futbolista o princesa) lo cierto es que esa pregunta se nos hace una y otra vez y de diversas formas en el tiempo, mientras crecemos.

El problema viene cuando ese ¿qué quieres ser de mayor? pasa de ser el ejercicio simpático e ingenuo de antes a aquello que nos quita el sueño en la actualidad.

Para que te hagas una idea, los multipotenciales vamos a tener que batallar con una sociedad que a día de hoy no está hecha para nosotros, como tampoco lo está para otras mil y una cosas, pero eso ya daría para otro post.

En mi caso recuerdo que a parte de las aficiones que haya podido tener en mi vida, me ha dado muy intensamente por dedicarme a:

El humor, la música, medios audiovisuales, community manager, selección de personal, emprendimiento y alguna otra que seguro me olvido por el camino.

Y es que cuando quiero saber algo, quiero saberlo TODO. Por eso me lanzo de cabeza y me paso meses (a veces años) investigando todo lo que pueda encontrar sobre el tema. Como un auténtico frikazo.

Para mí, esta es una de las características más comunes de todo multipotencial: cuando algo atrapa nuestra curiosidad, lo queremos saber todo, y ya vamos tarde, si puede ser para ayer mejor que mejor. El tiempo se detiene y empieza la motivante absorción de conocimientos.

Y es que la sociedad en la que vivimos equipara terminar cualquier cosa con el hecho de ver resultados externos:

  • ¿Tienes algún título/estudios/carrera que acredite que sabes hacer eso?
  • ¿Esa afición va a darte dinero?
  • ¿Qué vas a conseguir leyendo o viendo tanto vídeo sobre eso?

Sin embargo, para un multipotencial, el hecho de terminar algo es totalmente diferente.

No tenemos “nada” que mostrar que acredite frente a los demás que sabemos hacer algo. Lo que hace que las personas que no entienden nuestra manera de ser consideren que estamos perdiendo el tiempo.

Igualmente, para que conozcas más en detalle, quiero enseñarte

Las principales características de un multipotencial

-Si eres multipotencial sientes que la especialización no va contigo. Que no encajas y que el hecho de especializarte en una cosa y mantenerte en ella durante muchos años te produce agobio o ansiedad.

-Sientes una curiosidad infinita y estimulante de nuevos contenidos incluso totalmente distintos a los que te dedicas a diario.

Aprendes muy rápido y por ti mismo. Nos apasionamos a lo bestia de algo como si no hubiera un mañana. Llegas a ser autodidacta en la gran mayoría de los campos en los que decides comenzar.

-Estamos habituados a ser principiantes, por haberlo sido muchas veces en el pasado y eso significa que tenemos menos miedo de probar cosas nuevas, y es que muchas habilidades son transferibles a otras disciplinas, trayendo todo lo nuevo que hemos aprendido a cada nueva zona que perseguimos.

Esos conocimientos previamente adquiridos nos rellenan parte del proceso y eso nos permite centrarnos en los huecos nuevos que quedan por aprender, completando ese conocimiento antes que alguien que empieza desde cero.

Cuando no es un desafío, te aburres. Deja de ser una meta personal y la descartas de tu vida, eso sí, para sumergirte en otra nueva disciplina. Lo que se llama el fin de la línea personal, y donde el multipotencial siente que ya ha conseguido lo que pretendía.

Depende mucho de la métrica interna de cada uno en cuanto a sus metas. Y no debe confundirse con la resistencia propia de no saber si abandonar un proyecto al que le has dedicado muchas horas/esfuerzo/dinero.

Síntesis de ideas conectando disciplinas. Conocimientos muy diferentes entre si a lo largo de tu vida, cosa que hace que tengas una capacidad de unir cosas que en principio no tendrían mucho sentido pero que en tu cabeza sí lo tiene.

Nunca te sientes 100% identificado con una sola vocación ya que solemos definirnos por el trabajo que realizamos, pero esto a los multipotenciales nos chirría y a la pregunta de ¿pero a qué te dedicas? o salimos por patas o entramos en cortocircuito.

Y es que la multipotencialidad va más asociado a lo que eres que a lo que te dedicas. Son aquellos que demuestran múltiples actitudes a lo largo de disciplinas distintas.

Dependiendo de cuan secuencial o simultáneo seas, existen también una serie de

Modelos o tipos de multipotencialidad

Abrazo grupal

Cuando te encuentras en un trabajo en el que puedes aunar diferentes disciplinas en una sola. Requiere de diferentes rutinas y habilidades.

El perfil de muchos emprendedores encaja perfectamente en este modelo.

Ave Fenix

Dedicas todo tu tiempo y atención a una disciplina y cuando ya llegas a su límite la abandonas por una nueva. Vas acaparando todo tu conocimiento de forma secuencial. Puedes llegarte a creer que eres un especialista porque te metes de lleno en una disciplina y puede que dures años en ella.

Colcha de retazos

Sería el modelo en el que te ves realizando varios empleos de forma parcial pero que realizas simultáneamente. Imagina que por las mañanas eres carpintero, por las tardes dar clases de inglés y los findes eres camarero.

Valoras mucho la libertad y flexibilidad de poder elegir horario y no aferrarte a un solo trabajo.

Suele ser el modelo preferido de los artistas.

Einstein

Es el modelo más estable económicamente.

En este caso hablamos de un trabajo que no dedique todo tu tiempo o atención y que no sea muy difícil de realizar para luego poder dedicar todo tu tiempo libre a esas otras disciplinas que quieras desarrollar.

En mi caso me he visto muy identificado durante gran parte de mi vida laboral por este modelo Einstein y en la actualidad me identifico plenamente con el del abrazo grupal, pero pasando en ocasiones por etapas más propias del modelo Ave Fenix.

Aunque para el resto de personas parezca que esa mezcla de conocimientos sea una pérdida de tiempo, en realidad hay ciertos patrones en cada una de esas cosas que te llaman la atención y te mueres por aprender.

En mi caso, por ejemplo, he llegado a la conclusión de que la sensibilidad en todo acto de comunicación es lo que hace que me interese a lo loco por una nueva disciplina.

Cualquier cosa que puede darme habilidades comunicativas y conecte con mi sensibilidad me llama instintivamente la atención. Quiero transmitir, enseñar, contar, emocionar y analizar, y lo hago a través del cuerpo, la reflexión, la imagen fija y en movimiento, lo creativo, el lenguaje verbal, el no verbal, la comedia y la música, entre otras muchas.

Lo que para el resto son objetivos, para un multipotencial son puentes que nos permiten descubrir e investigar aquello que nos inquieta por dentro.

Por ejemplo, alguien que quiere ser cantante se pasará horas practicando canciones, estudiando música y probablemente monte un grupo con sus colegas.

Todo girará en su especialidad como músico y su voz.

Sin embargo un multipotencial seguramente empezará a ser cantante porque hay algo en la música que instintivamente le llama la atención y puede que deje lo de ser cantante por ser pianista, y luego por ser guitarrista o por tocar la zambomba o combinar algunas o todas.

Pero cuando termine de aprender aquello que ha ido a buscar en la música la abandonará para seguir buscando ese mismo algo (aunque no sepa lo que es) en otra disciplina totalmente distinta.

A modo de conclusión

decir que un multipotencial NO es alguien con talento para todo, sino más bien alguien con talento para una cosa: para aprender.

Para acabar, voy a dejarte un test de multipotencionalidad desarrollado por Emilie Wapnick, una de las personas que más a investigado sobre el tema en la actualidad.

También te dejo su libro por si te interesa profundizar en el tema.

Y como ella dice, si eres multipotencial, aprende a reconciliarte con tus múltiples pasiones, sigue fomentando tu curiosidad por aprender y explora las intersecciones porque es allí donde sucede la magia.

Si te ha gustado este artículo, puedes ayudarme compartiéndolo:
SOBRE EL AUTOR DEL POST

SOBRE EL AUTOR DEL POST

Rubén San

Me despidieron del trabajo por no ser como ellos y aquel día empezó mi verdadera revolución.

Han pasado unos años y unas cuantas "horas de vuelo" desde entonces.

Hoy me considero un hombre libre, empezando a ser mi propio jefe, dueño del 100% de mi tiempo y de mi vida ¡y eso si que NO tiene precio! 

Puedes conocer más de mi historia aquí y descargar de forma gratuita mi guía:

"PENSAMIENTO EXTRAORDINARIO"

Una guía sin adornos y directa al grano para que aprendas a ser feliz sin fuegos de artificio.

ARTÍCULOS RECOMENDADOS

flechas 

¿Te apetece unirte a esta comunidad?

0 comentarios

✏️ Tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.