fbpx

Descarga tu REGALO

Escribe tu email y te enviaré GRATIS la guía que necesitas para ser +feliz y +libre

Responsable: Rubén San. Finalidad: envío de mis nuevos contenidos así como correos comerciales (no spam). Legitimación: tu consentimiento. Destinatarios: tus datos se encuentran alojados en mis plataformas de email marketing Mailchimp suscrita al PrivacyShield. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación o suprimir tus datos.

Tu felicidad depende de esto

RUBÉN SAN

Sé que hablar de la felicidad es un tema muy trillado y por tanto del que se opina muy a menudo, sin embargo mi intención en este post es intentar no caer en las frases que oímos siempre: «persigue tus sueños para encontrar la felicidad» o «sal de tu zona de confort», «abandona la rutina», etc.

En este artículo me gustaría transmitir una idea minimalista pero a la vez poderosa, al menos para mí.

Probablemente estés leyendo este post y te encuentres en un momento de esos de no saber si eres feliz, de si quieres cambiar algo en ti o de no tener claro si de verdad estás haciendo lo correcto o no en la vida.

Sea cual sea la situación en la que te encuentres, intenta leer este post lo más libre de prejuicios posible, ya que me encantaría que descubrieras algo tan poderoso como ha sido para mí esta nueva forma minimalista de afrontar mi realidad y el camino hacia una vida más feliz y más libre.

Actualmente nos encontramos ante un modelo de felicidad por imitación y eso es algo que puede llegar a hacernos mucho daño, porque a estas alturas ya sabrás que cada uno venimos de nuestro padre y de nuestra madre, hemos vivido en un entorno específico y hemos crecido bajo el paraguas de unos valores que llevamos incorporados en nuestra forma de ser, por lo tanto dejemos por favor de seguir castigándonos con frases tan populares como «si él/ella puede yo también puedo».

No se trata de eso, principalmente porque es más que probable que ese tipo de frases nos persigan a lo largo de nuestras decisiones y sin querer nos vaya minando la confianza en nosotros mismos.

Mi felicidad no depende de lo alcanzable sino de que lo alcanzable me haga bien Clic para tuitear

¿Y cómo puedo saber aquello que me hace bien? te estarás preguntando.

Es por eso que hoy quería hablarte del concepto: TU NATURALEZA.

Puede que la clave para una buena vida no sea el hecho de que te importen muchas cosas; sino más bien el que te importen menos, para que en realidad la importancia esté en lo que es verdadero, inmediato y transcendente para ti.

Es un concepto bastante minimalista que puede hacer ahorrarte muchos quebraderos de cabeza.

Cada persona venimos con una serie de marcas o distintivos en nuestro ADN que por mucho que funcionemos por imitación y pretendamos adquirir e identificarnos con otras nuevas, nuestras marcas originarias van a acompañarnos por el resto de nuestros días.

Con esto no quiero decir que haya que conformarse con lo que somos y que no vale la pena esforzarse en adquirir conocimientos o valores nuevos.

Lo que intento decir es que lo más interesante e inteligente es conocer TU PROPIA NATURALEZA, ese tipo de marca, sello, distintivo que viene contigo de fábrica.

power

Encuentra respuestas desde tu naturaleza

¿A qué es lo primero que haces caso cuando tomas decisiones?

Importante distinguir entre aquello a lo que estás acostumbrado y aquello que identificas como el motor de tu naturaleza.

¿Y por qué es interesante todo esto? porque considero que si has sido capaz de permitirte un momento a parar y buscar respuestas dentro de ti puede que empieces a entender que esas respuestas sobre cualquier proceso en el que te encuentres las obtendrás en tu propia naturaleza y no en la naturaleza de los demás.

Por eso creo que el modelo de felicidad por imitación nos está llevando a una frustración permanente.

En nuestro ADN igual que existen esas marcas muy definidas también existen huecos o espacios en blanco sensibles de ser influenciados y ocupados por las marcas, el entorno y valores propios de otras personas.

Y aquí está la verdadera confusión, ya que no todo lo entendible o asimilable por nuestra parte e incorporado en nuestros huecos es bueno o rema a favor de nuestra propia naturaleza y es por eso que tendemos a confundirla cuando los llenamos con valores o marcas de otros que no vienen por defecto en nuestro pack.

¿Por qué te cuento todo esto?

Mira, en uno de mis anteriores posts te hablaba de la constante lucha que tengo con mi dualidad interna y de cómo nos llegamos a complicar la vida por la influencia de los conceptos que hoy te estoy introduciendo.

Esta felicidad basada en tu propia naturaleza, y lo que en mi caso he identificado como mi manera de proceder desde el ensayo error, tiene mucho que ver con hacer las cosas «desde las tripas».

Descubrir que respondiendo a los estímulos que me vienen de fuera funciono correctamente y mejor que cuando soy yo el que tomo la iniciativa.

Tan simple como dejar de tomar mis decisiones desde la influencia o parloteos de mi mente. Mi naturaleza no es racional aunque haya aprendido y me agrade para según que cosas.

Y todo esto tiene mucho que ver con el grado de frustración a la hora de buscar aquello que te hace libre/feliz.

En mi caso, como te cuento, por mucho que quiera racionalizar aspectos concretos de mi vida, voy a ir en contra de mi naturaleza si pretendo obtener soluciones desde allí o racionalizarlas desde el ADN de los demás.

Esto reafirma que claro que puedo aceptar ser guiado y orientado por otros cuando lo necesite pero que mi naturaleza no le conviene y no va a aceptar las soluciones de otros porque requiere de mis tripas, de mi intuición y autoridad interna totalmente alejada del razonamiento.

Por eso cuando sientes que vas contra corriente y parece que has chocado contra un muro de piedra te encuentras con esa frustración. Es el momento de darte cuenta que estás remando a contracorreinte.

Y es que la clave está en decidir desde tu verdad interior, para sentirte responsable de tus actos y encontrar esa fuerza interior suficiente para hacer frente a las consecuencias de los mismos.

Por eso considero que cualquier búsqueda de felicidad sin tener en cuenta tu naturaleza es el preámbulo de una vida llena de frustraciones.

Como vengo haciendo desde que empecé este blog, te animo a que busques dentro, a que te permitas ese momento de pausa y a que inviertas en ti.

Sin esta acción o reacción teniendo en cuenta tu autoridad interna será difícil saber quién eres y hacia dónde caminas, por consiguiente hablar de búsqueda de la felicidad/libertad tendrá poco sentido y será un motivo de frustración en tu vida.

Como ves, invertir en ti desde este concepto es algo mucho más productivo que hacerlo desde el bienestar material únicamente. El proceso de cambio hacia una vida más feliz/libre requiere de su tiempo, trabajo de autoconocimiento, asimilación y acción/reacción.

Cuando hayas decidido ponerte a ello no te olvides buscar esa autoridad de la que te hablo y que configura tu naturaleza, para dejarte guiar por ella y empezar a liberar a tu mente.

Por eso es bueno comprender que la felicidad no es una fórmula matemática aplicable para todos por igual y que el actual modelo por imitación, muy presente también en las redes sociales (aunque no queramos ser conscientes de ello) puede estar siendo el principal desencadenante de una vida plagada de frustraciones.

Si te ha gustado este artículo, puedes ayudarme compartiéndolo:
SOBRE EL AUTOR DEL POST

SOBRE EL AUTOR DEL POST

Rubén San

Me despidieron del trabajo por no ser como ellos y aquel día empezó mi verdadera revolución.

Han pasado unos años y unas cuantas "horas de vuelo" desde entonces.

Hoy me considero un hombre libre, empezando a ser mi propio jefe, dueño del 100% de mi tiempo y de mi vida ¡y eso si que NO tiene precio! 

Puedes conocer más de mi historia aquí y descargar de forma gratuita mi guía:

"PENSAMIENTO EXTRAORDINARIO"

Una guía sin adornos y directa al grano para que aprendas a ser feliz sin fuegos de artificio.

ARTÍCULOS RECOMENDADOS

flechas 

¿Te apetece unirte a esta comunidad?

0 comentarios

✏️ Tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.